Fotografía de Santiago Boton

Pobladores de diferentes comunidades de los pueblos Chuj y Q’anjob’al iniciaron desde la mañana de hoy una manifestación pacífica en la zona de Ixquisis (San Mateo Ixtatán, Huehuetenango) para exigir la salida de la empresa Promoción y Desarrollos Hidrícos SA, que está construyendo la hidroeléctrica Pojom sin consulta con la población.

Hace pocas horas, el señor Sebastián Alonso Juan, de 72 años de edad y originario de la comunidad de Yulchen, quedó gravemente herido por disparos de arma de fuego. Organizaciones acompañantes y medios de prensa independientes presentes en el lugar (TeleSur y Radio Sembrador de Ixcán) observaron que grupos armados paramilitares que dan resguardo a la empresa, o posiblemente miembros del Ejército y de las Fuerzas de Seguridad del Estado, abrieron fuego desde matorrales próximos e hirieron al  anciano.

La población de San Mateo Ixtatán ha manifestado repetidamente su preocupación e inconformidad por el desarrollo del proyecto hidroeléctrico a diferentes autoridades municipales y estatales. Sin embargo no han tenido respuesta alguna. En el norte de Huehuetenango numerosos proyectos extractivos y de infraestructura se desarrollan contra la voluntad de las comunidades, que son criminalizadas y reprimidas.

Pobladores alertan que la tensión continúa en la zona, porque la empresa busca provocar una nueva confrontación entre pobladores o con fuerzas de seguridad, por lo que temen otros hechos luctuosos.

Hacemos un llamado a las autoridades de Gobernación y Defensa para que cese la represión.

A la Procuraduría de Derechos Humanos y a la oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Guatemala, pedimos que  intercedan por el fin de la violencia y garanticen la vida del anciano herido, facilitando su atención médica. 

Responsabilizamos al Ministerio de Energía y Minas por autorizar licencias de proyectos hidroeléctricos y minería sin consulta ni participación de los pueblos.

A la empresa Promoción y Desarrollos Hídricos exigimos que respete la voluntad de la población que solicita su retirada del lugar.

Pedimos que todas las organizaciones se pronuncien por el fin de la represión y en solidaridad con las comunidades agredidas.

Asamblea Social y Popular, martes 17 de enero de 2017