Nadie puede evadir su responsabilidad

¿Cuántas mujeres más deben morir para este país cambie?

¿Cuántas vidas más debemos dar para que podamos vivir con dignidad?

Las organizaciones, pueblos y comunidades que conformamos la Asamblea Social y Popular, dolidas e indignadas, repudiamos el asesinato de niñas y adolescentes, en el Hogar seguro Virgen de la Asunción, sucedido, paradójicamente, el 8 de marzo, el Día Internacional de la Mujer. Sus muertes son muestra de un Estado que no vela por la niñez y  adolescencia, donde se violan sistemáticamente sus derechos y se desprecia la vida.

Este momento trágico que vivimos las y los guatemaltecos, nos muestra una vez más que el sistema ha colapsado; no garantiza ni protege la vida, el desarrollo integral y la dignidad de la población, especialmente de la niñez y la juventud. Ante este hecho, ninguno de los tres poderes del Estado puede evadir responsabilidades asignadas constitucionalmente y por voto popular.

Nos solidarizamos con las familias que sufren angustias o tristezas por pérdida de su ser amado. En este día alzamos nuestra voz exigiendo justicia para cada una de las víctimas mortales y para cada niña, niño y adolescente sobreviviente, a quienes les tocará luchar en este sistema opresor, excluyente, racista, patriarcal, explotador y corrupto.

Convocamos al pueblo de Guatemala, a pronunciarse y unirnos exigiendo al Estado que cumpla su obligación y garantizar el crecimiento, desarrollo humano integral y oportunidades para cada niña, niño, adolescente y joven del país. Pedimos a la brevedad, que rinda un informe sobre los antecedentes y hechos reales que ocasionaron el siniestro y toma las medidas para prevenir nuevos hechos.

Exigimos a las instancias correspondientes que las investigaciones avancen y se haga justicia, identificando a las personas que ignoraron las voces de alarma y las denuncias de la niñez y adolescencia del lugar.

Alcemos nuestra voz. Juntas y juntos gritemos

#VivasNosQueremos

#NiUnaMenos