Las movilizaciones para acabar con la impunidad y la corrupción, y construir un nuevo país, son permanentes y diversas. Todas y todos aportamos desde espacios y formas diferentes.

El 16 de noviembre, cientos de miles de personas en todo el país rechazamos la corrupción y la impunidad, y manifestamos nuestro rechazo frontal a las políticas de desalojo de los pueblos.

Seguiremos articulando, fortaleciendo la organización, protestando, demandando, proponiendo y actuando, hasta transformar de raíz este país.

Manifestación de estudiantes y organizaciones populares en la Ciudad Capital

Marcha en Sololá