Organizaciones de la ASP desarrollamos la Misión de Verificación de violaciones a derechos humanos en los desalojos ocurridos en Chab´il Ch´och´, Livingston; La Cumbre, Tactic; y Semuy, Senahú. Conocimos la violencia ejercida contra las comunidades por parte de finqueros, cuerpos de seguridad y guardias privadas. Asimismo, constatamos las difíciles condiciones de vida en que quedan las comunidades después de ser expulsadas de sus territorios ancestrales, donde han vivido –ellos y sus antepasados-siempre.

La complicidad de instituciones del Estado en los desalojos, o su desinterés para garantizar los derechos sociales básicos de la población, fue objeto de denuncia en las tres comunidades.

En Chab’il Cho’ch´ , comunidad de 80 familias desalojada el 30 de octubre, comprobamos que las familias están vulnerables a padecer hambruna y desnutrición ya que durante el desalojo perdieron sus granos básicos y la mayoría de sus pertenencias. La comunidad se ha desplazado a un lugar temporal.

Las 25 familias de La Cumbre desalojadas el 1 de noviembre  se han reubicado temporalmente en un terreno en el límite de los municipios de Tactic y Cobán.  Vivieron 25 días en caminos de terracería, con lodo, lluvia y frío. Sufrieron quema de casas, destrucción de cosechas y robo de pertenencias, como en los tiempos de la guerra, ante la indiferencia de autoridades estatales y organismos de derechos humanos. Seis líderes de la comunidad tienen orden de captura, estrategia utilizada para debilitar la resistencia y organización comunitaria.

Las 18 familias desalojadas de Semuy  se encuentran ubicadas temporalmente  en la comunidad Los Luchadores San Esteban del municipio de Senahú. El 20 de noviembre fue asesinado Emilio Toc Pop, anciano de esta comunidad. Toda la comunidad está criminalizada, a través de  18 órdenes de captura contra hombres y cuatro contra mujeres.

En próximos días, la ASP presentará un informe detallado de la Misión de Verificación.