María Choc fue detenida de forma arbitraria la tarde del 17 de enero, cuando acompañaba como traductora en un proceso judicial a una comunidad del municipio de El Estor.  Sobre ella pesan acusaciones de usurpación agravada, amenazas y detención ilegal, figuras delictivas aplicadas de forma generalizada a defensoras y defensores del territorio y la vida.

La captura de María Choc forma parte de las estrategias de empresas y Estado para debilitar las luchas comunitarias. Las instancias del Estado, especialmente el sector justicia, se ponen al servicio de intereses de empresarios y finqueros, que ocupan tierras ancestrales y depredan la naturaleza y los bienes comunitarios con sus proyectos de banano, palma aceitera, petróleo y otros. En territorio q´eqchi´, las fincas de monocultivo y las empresas extractivas amenazan los derechos y las posibilidades de una vida digna de la población.

Nos solidarizamos con María, exigimos su libertad inmediata y el fin de la persecución política, y continuamos fortaleciendo nuestra organización para la defensa de la vida y los derechos de las mujeres y los pueblos indígenas, en territorio q´eqchi´y en todo el país. Por una vida plena para todas y todos.