Después de 6 meses que el gobierno de Guatemala encabezado por Alejandro Giammattei,  decretara estado de calamidad por la pandemia provocada por el COVID-19, y desde el Congreso de la República se autorizaran préstamos por casi 1 mil millones de dólares, la situación de la población continua en crisis.

Los programas aprobados para que los ministerios atendieran las necesidades específicas de su cartera, la mayor parte del presupuesto sigue sin ser ejecutado. Ante esto, las y los guatemaltecos han vuelto a las calles a exigir respuestas y que las demandas económicas, sociales y sanitarias sean atendidas.

La Asamblea Social y Popular se suma a las exigencias y presenta las cifras que a la fecha han sido ejecutadas y demanda al gobierno cumplir con su mandato constitucional de brindar seguridad y bienestar a las y los guatemaltecos.